Seguramente ahora que llega el verano todos los que sois amantes de la fotografía desempolvaréis vuestras cámaras réflex (o de cualquier otro tipo) y las sacaréis a pasear. Los que no tengáis cámara seguro que también hacéis fotos con el móvil, como todos lo hacemos. Elijas el aparato que elijas para fotografiar tus vacaciones, si quieres darle una vuelta y mejorar las fotografías de tu próximo viaje (o de tu día a día), quizá esto te resulte útil:

La fotografía es un elemento para conocer, comprender y crear recuerdos. Nos sirve para conocer porque nos hace aprender a fijarnos en las pequeñas cosas que conforman la totalidad, nos hace comprender porque nos permiten revisar todos los archivos tiempo después y unir pequeñas piezas que quizá en esos momentos no estaban claras y, sobre todo, nos permite recordar. Porque cada vez que veáis esas fotos que habéis tomado recordaréis, no sólo lo que visteis sino también, lo que sentisteis. Por estas mismas razones intenta no eliminar fotografías, ya que pueden ser reflejo de ese momento inolvidable aunque aún no lo sepas.

Es muy importante que no dejes que la cámara te absorba, un viaje es para disfrutarlo con los cinco sentidos. Viajar es una de las experiencias más maravillosas que nos ofrece la vida, imbúyete de todo lo que te rodea, de la comida, los olores, la gente, el paisaje, las costumbres…. La cámara es un complemento, para mí casi imprescindible, pero vivir el momento es mucho más importante. De otra forma no tendrás nada que recordar. No fotografíes todo, no tienes que estar con la cámara en el ojo todo el rato, pero cuando te mueva algo, aunque no sepas muy bien el qué, no dudes, aprieta el disparador. La fotografía también hay que sentirla.

No hagas fotos de postureo, bueno, hazlas, pero que no sean lo único que quede de tu viaje, aunque el resto de fotos no quieras enseñárselas después a nadie y queden sólo para ti. Improvisa, haz las fotos reales, no digo que no pienses el encuadre, pero es bueno también dejarse llevar por el instinto, no planear. Hacer fotografía visceral, porque algo te llama la atención y quieres recordarlo, porque te hará volver al momento y a cómo te sentiste, haz la foto de esa comida que huele a las mil maravillas, seguro que al ver la imagen años después aún podrás recordar parte de su sabor. Haz fotografía de aquellos con quien compartes el viaje, algo que hará que tu viaje sea único será aquellas personas con quien hayas decidido compartirlo. Mi consejo para hacer fotografías de viaje diferentes, es que no te ciñas a hacer el clásico “persona sonriendo y detrás monumento/sitio turístico”. Si hace 40 grados, estás al sol después de un día entero de turismo y es la quincuagésima séptima foto que te hacen en esas condiciones, seguramente tu sonrisa sea un “por favor que acabe esta tortura ya” . Por eso te recomiendo que no siempre te pares a tomar la foto, hazla en movimiento, en esos caminos en los que tienes que subir hasta la cima y hace un calor/frío insufrible, sí haz fotos de tus acompañantes, pero haz que sean reales, diferentes, que nos transporten hasta ese mismo instante que has vivido.

viajes fotografia de viajes como hacer fotografía de viajes teórica del caos teoricadelcaos
Fotografías de viajes tomadas en Irlanda – The Cliffs of Moher, 2016
Es importante no quedarse sin batería, puedes comprar alguna batería de sobra para la cámara o llevarte una batería portátil para el teléfono. Las cámaras suelen pesar un poco más de lo que acostumbramos normalmente, parece una tontería, pero después de un día cargando con la cámara te gustará haberte llevado una buena mochila o unas correas para colgarte la cámara del hombro y andar con comodidad. 
Fotografías de viajes tomadas en Milan, 2017

Piensa que las fotos de esos lugares que vas a visitar (casi al cien por cien) ya existen en Google, intenta buscar una forma diferente de contar tu viaje, probablemente cualquiera de los monumentos que veas ya esté fotografiado más de un millón de veces, dale tu propia perspectiva al viaje y guarda los detalles que a ti te hayan hecho sentir algo especial.

Puedes utilizar el móvil y la cámara indistintamente, ambos tienen ventajas e inconvenientes, el móvil te ofrecerá la inmediatez y podrás compartir contenido al instante (a menos que tengas una cámara con wifi que te permita hacer lo mismo), es más cómodo de llevar, pero probablemente te quedarás sin batería con más facilidad si no haces una muy buena gestión del uso que le das. Ahora los smartphones tienen muy buenas cámaras y sabiendo utilizarla correctamente podrás conseguir muy buenos resultados. Además, recordad, “la mejor cámara es la que siempre va contigo”. Sea cual sea el equipo que vayas a utilizar para hacer fotos , si quieres obtener los mejores resultados posibles, intenta conocerlo un poco antes de pasar a la acción.

Busca los momentos más mágicos del día para sacar tu cámara, los atardeceres y los amaneceres nos dan una luz preciosa que aprovechar en los cálidos días de verano. Cuando haya mucha luz, como en las horas centrales del día, busca la sombra, es mucho más favorecedora sobre todo cuando hagas retratos (ya que evitarás los altos contrastes y sombras raras en las caras), además seguro que no pillas tantos ojos cerrados parcial o completamente.

Utiliza los encuadres naturales que te ofrece tanto la arquitectura como la naturaleza: marcos de puertas o ventanas, cuevas, puentes, rincones rocosos, etc, todo aquello que te rodea para hacer tus fotos más creativas. Recuerda que en fotografía, menos es más, céntrate en aquello a lo que le quieres dar importancia y elimina el resto, quedará mucho más claro aquello que quieres enseñar. Ten paciencia y observa, si van a pasar 15 personas por delante de lo que quieres fotografiar, no pasa nada porque te tomes unos momentos y esperes para conseguir la foto que quieres.

Es importante no quedarse sin batería, puedes comprar alguna batería de sobra para la cámara o llevarte una batería portátil para el teléfono, yo siempre suelo llevar de ambos tipos en el bolso para no tener que preocuparme por nada. Las cámaras suelen pesar un poco más de lo que acostumbramos normalmente, parece una tontería, pero después de un día cargando con la cámara te gustará haberte llevado una buena mochila o unas correas para colgarte la cámara del hombro y andar con comodidad.

Espero que os hayan servido un poquito estos consejos, que los pongáis en práctica y compartáis conmigo vuestros resultados.

Así que ya sabéis, este verano

¡A disfrutar y a fotografiar! 🙂

44
Fotografías de viajes tomadas en París, 2017
viajes fotografia de viajes como hacer fotografía de viajes teórica del caos teoricadelcaos
Fotografías de viajes tomadas en Milano, 2017 y Málaga 2016
4hh4
Fotografías de viajes tomadas en Irlanda, 2016, París 2017 y Navacerrada 2017.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *