Cada boda es única, es el micromundo construido por cada pareja durante meses e incluso años. Cada pareja es única y especial, en cada una de ellas varía la forma de entenderse, de mirarse, de comprender el mundo y de celebrar su amor.

Samu y Beni decidieron celebrar su día en rodeados por los más cercanos, en un pequeño pueblo de Castilla La Mancha, Torre de Juan Abad, en la acogedora ermita de Nuestra Señora de la Vega y en el Hotel Rural Coto de Quevedo.

Os dejo con un pequeño resumen de su día.

SHARE